[REQ_ERR: 403] [KTrafficClient] Something is wrong. Enable debug mode to see the reason. Se puede luchar contra la diabetes – Geld-magnet

Se puede luchar contra la diabetes

La diabetes tipo 1 se caracteriza por la falta de secreción de insulina. Sin la ingesta diaria de insulina, la diabetes tipo 1 es rápidamente fatal. Los síntomas incluyen micción excesiva (poliuria), sed (polidipsia), hambre constante, pérdida de peso, cambios en la visión y fatiga. Estos síntomas pueden aparecer inesperadamente.

La diabetes tipo 2 es el resultado del uso ineficiente de la insulina por parte del cuerpo. La diabetes tipo 2 afecta al 90% de los diabéticos en todo el mundo y es en gran medida el resultado del sobrepeso y la inactividad. Los síntomas pueden ser similares a los de la diabetes tipo 1, pero a menudo son menos graves. Como resultado, la enfermedad se puede diagnosticar varios años después de su aparición, después de la aparición de complicaciones. Hasta hace poco tiempo, este tipo de diabetes se observaba solo entre los adultos, pero hoy en día también afecta a los niños obesos.

Si bien las complicaciones agudas de la diabetes mellitus (diabético, coma hipoglucémico) son totalmente prevenibles, actualmente no hay forma de prevenir las complicaciones microvasculares crónicas de la diabetes mellitus, como la retinopatía diabética, la polineuropatía o la nefropatía. La enfermedad de grandes vasos también es más común en pacientes diabéticos que en personas no diabéticas.

Complicaciones tardías en la diabetes mellitus.
Las complicaciones tardías de la diabetes incluyen daño a muchos órganos y sistemas del cuerpo. En primer lugar, se ven afectados los vasos pequeños (capilares) y los nervios. Las paredes de los vasos sanguíneos pierden su elasticidad, los vasos se vuelven quebradizos, por lo que se lesionan fácilmente. En este caso, se producen pequeñas hemorragias locales. En aquellos lugares donde ocurren tales microtraumas, crece el tejido conectivo. Debido a este tejido conectivo, las paredes del vaso se espesan y la permeabilidad a los nutrientes disminuye. Teniendo en cuenta que los vasos y los nervios están presentes en cualquier órgano, todo el organismo sufre de diabetes. Pero antes que nada, los ojos, los riñones y las extremidades inferiores se ven afectados.

El daño ocular en la diabetes se llama angiorretinopatía. La presencia o ausencia de angiorretinopatía, así como su estadio, puede ser determinada por un oculista durante un examen del fondo de ojo. Al mismo tiempo, nota la presencia o ausencia de hemorragias, vasos retinianos recién formados y otros cambios. Para prevenir o detener los cambios en el fondo de ojo, es necesaria la compensación de la diabetes mellitus. Para el tratamiento de la angiorretinopatía, se utilizan medicamentos, así como el método quirúrgico de fotocoagulación con láser. Todo paciente con diabetes mellitus debe ser examinado por un oftalmólogo dos veces al año de manera planificada. En caso de alguna discapacidad visual, debe consultar a un oftalmólogo fuera del plan.

La diabetes también afecta a las extremidades inferiores. Como en cualquier órgano, los pequeños vasos y nervios se ven afectados principalmente en las extremidades inferiores. Según lo que se afecte más, hay angiopáticos (con lesión predominante de los vasos) y neuropáticos (con lesión predominante de las terminaciones nerviosas), así como una forma mixta de daño en las extremidades. Cabe señalar que con la diabetes, la sensibilidad de la piel a diversas influencias externas disminuye. Como resultado, los cortes, los microtraumatismos pasan desapercibidos. En el futuro, estas heridas pueden infectarse y provocar úlceras que no cicatrizan a largo plazo e incluso gangrena.

Para evitar estas complicaciones, debe seguir una serie de reglas.

No recomendado:

calentar los pies con baños calientes, almohadillas térmicas, electrodomésticos;

use objetos afilados para el cuidado de los pies;

use líquido para callos o yeso para callos para eliminar los callos, ya que contienen sustancias cáusticas;

use zapatos apretados, sin usar, zapatos con tacones altos;

caminar descalzo
Necesario:

calienta tus pies con calcetines de lana;

lávese los pies diariamente con agua tibia, después de lavarse bien, limpie el espacio entre los dedos de los pies, use una crema hidratante con vitaminas;

limar las uñas de los pies con una lima en línea recta;

use una piedra pómez para eliminar los callos;

use zapatos de cuero sueltos; hacer ejercicios para las piernas todos los días; inspeccione las piernas diariamente para detectar daños;

si se encuentra una herida en el pie, debe desinfectarse y sellarse con un emplasto bactericida;

si aparece enrojecimiento, hinchazón alrededor de la herida, entonces es necesario proporcionarle a la pierna un descanso completo e inmediatamente consultar a un médico.